LIDERAZGO MÁS HUMANO

 LOGRAR UN LIDERAZGO MÁS HUMANO

 

Las organizaciones deben garantizar un liderazgo más humano. La transformación tiene que comenzar en la empresa y ser un objetivo del negocio.

Nuevo estilo: "Jefes que interpretan las demandas de sus colaboradores e incorporan nuevas prácticas y actitudes"

Hasta hace un tiempo, algunos de los conceptos asociados al liderazgo eran autoridad, centralización de decisiones y retención de información. De hecho, muchos líderes de hoy conducen de acuerdo con dicho modelo. Pero lo cierto es que hoy, para tener seguidores, a un líder ya no le alcanza con que la organización le ponga el título de jefe: se lo tiene que ganar.

Nuevo estilo de liderazgo

Más allá de los casos donde se aplica, las organizaciones deben garantizar que sus jefes desarrollen e implementen un liderazgo más humano. La transformación de este vínculo da lugar a una nueva forma de liderar y no puede quedar librada a la exclusiva voluntad de los jefes, tiene que comenzar en la empresa y ser un objetivo del negocio.
El punto de partida es la convicción sobre el valor de este nuevo estilo de liderazgo y del beneficio que representará para colaboradores, jefes y negocio. En un relevamiento reciente realizado en empresas de servicios (500 casos), se les consultó a los empleados sobre sus líderes. ¿Qué espera hoy un colaborador de su jefe? ¿Qué le demanda? ¿Qué respuestas busca?
De acuerdo a la mayoría de las respuestas, lo que buscan es cercanía, autenticidad y reconocimiento. En cuento a la cercanía, se percibe que, cada vez con más frecuencia, los empleados valoran la comprensión y preocupación por parte del jefe hacia los temas relacionados con el ámbito laboral y personal.
Hoy los líderes necesitan estar cerca de sus colaboradores. Dicha proximidad asegura la creación de un vínculo más humano y leal con los equipos, un modo de relación que renueva el sentido de la labor cotidiana.
El relevamiento mostró que la autenticidad es otro de los valores buscados. En ese sentido, son bien vistos los jefes que "acusan recibo", que interpretan las demandas de sus colaboradores e incorporan genuinamente nuevas prácticas y actitudes.
La certeza, por parte del empleado, de que ese cambio nace de la convicción del líder y no del carácter obligatorio que le impone su rol, es lo que le otorga importancia para éste. Esta autenticidad, en muchos casos, está superando al peso que pueden tener la experiencia técnica o el poder formal del líder.
Por último, los colaboradores están pidiendo re-conocimiento. ¿De qué se trata? De volver a identificar el aporte que los individuos hacen al resultado individual y colectivo, y recompensarlo.

En síntesis, hay un nuevo modelo de liderazgo, más humano, que se está imponiendo. Ya no se trata de ostentar la autoridad y el poder, sino más bien lo contrario: se debe estar al servicio de los empleados. La buena noticia es que este nuevo paradigma no solo impacta positivamente en las relaciones, sino que a través de ellas se obtienen, también, mejores resultados en el negocio. (Síntesis Nota Empleos Clarín)

Please reload

Publicaciones Recientes
Please reload

Buscar por etiquetas
Please reload